Cuaresma y sentido del humor

A la Cuaresma se la engloba en eso que la Iglesia llama «tiempos fuertes», y que agrupa también al Adviento, la Navidad y la Pascua. No sé de dónde viene la expresión, ni si el Tiempo Ordinario es considerado «tiempo flojito», pero supongo que es una especie de aldabonazo, para que nos tomemos en serio estas oportunidades de santificación.

Y, para que no creas que «tomarse en serio» la Cuaresma significa caminar con gesto grave y bajar la mirada cuando te cuenten un chiste, el Evangelio te regala una advertencia muy valiosa: Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas.

Ojalá uno de tus propósitos cuaresmales sea cuidar la alegría y el sentido del humor. El sentido del humor es una cosa muy seria, y una de las caridades más valiosas en tiempos en que los hombres están tristes, preocupados y temerosos.

Ayuna y sonríe. Mortifica la carne, ríe y haz reír. La mejor limosna, frecuentemente, es una sonrisa. Reza, y sal de la oración con rostro tan resplandeciente como el de Moisés. Pide perdón de tus culpas, y alégrate como si todas hubieran sido perdonadas.

Tomarte en serio la Cuaresma significa alegrar la vida de quienes te rodean.

(TC0X)