Calla, y ora

Durante esta semana, hemos asistido a largos discursos del Señor, dirigidos a los judíos. Con palabras llenas de celo y de sentido, Jesús ha desplegado ante los hombres todos los motivos por los que debían creer en Él.

Hoy, Jesús no habla. Ya lo ha dicho todo. Ahora calla, y reza, mientras son los demás quienes hablan de Él sin cesar: Algunos de entre la gente, que habían oído los discursos de Jesús, decían… Otros decían… Pero otros decían… Y así surgió entre la gente una discordia por su causa.

Ya lo tenemos: Jesús, convertido en asunto principal de las tertulias de la mañana, del mediodía y de la noche en radio y televisión; Jesús, convertido en comidilla de café y de taberna; Jesús, convertido en «trending topic». Son los prolegómenos de la Pasión. Primero te despedazan con la lengua, y después con látigos y clavos.

¿De qué lado estás? ¿Eres tertuliano, o discípulo? ¿Estás «a favor», o entregarás tu vida con Él?

Si estás con Jesús, calla con Él. Mañana comienza la semana de Pasión. Que sea, para ti, como para el Señor, semana de silencio y oración. Mira al crucifijo, sumérgete en esa noche, y expía tus pecados.

(TC04S)