La Resurrección del Señor

11 agosto, 2023 – Espiritualidad digital

Rezando en la burbuja

Permitidme dedicar hoy estas líneas a desmantelar un error relativamente frecuente en muchos cristianos. ¿Qué es seguir a Cristo?

Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga.

Ante estas palabras, algunos creen que, puesto que rezan, confiesan, van a misa y comulgan pueden considerarse seguidores de Cristo. Pero se equivocan.

No confundáis seguir a Cristo con rezar. Sin rezar, no podremos seguir a Cristo, pero también se puede rezar sentado, y en esa posición es imposible acompañarlo. Estamos en nuestra pequeña burbuja, en nuestro mundo diminuto, y allí rezamos, pero sin salir. ¿Imagináis que, cuando el Señor salió del Cenáculo hacia Getsemaní, los apóstoles le hubieran dicho: «Ve Tú, nosotros nos quedaremos aquí dentro rezando por Ti»? De acuerdo, en aquel momento tampoco ellos dieron la talla, pero al menos salieron y llegaron hasta el Monte de los Olivos.

Seguir a Cristo comienza por negarse a uno mismo. Y, para eso, es preciso hacer estallar esa burbuja en la que vives, romper los horizontes de tu pequeño mundo, y salir a ese campo de batalla donde se muere por las almas. Rezar es necesario, pero rezar no basta.

(TOI18V)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad