La Resurrección del Señor

9 agosto, 2023 – Espiritualidad digital

Quien llega tarde se queda fuera

Un compañero mío, hace algunos años, se hartó de que más de la mitad los feligreses llegaran, de manera habitual, tarde a misa. Entonces decidió cerrar la iglesia con llave al empezar la celebración, y dejar fuera a todo el que llegara tarde. Fue tal el motín que le montaron, que tuvo que dar marcha atrás de su decisión en menos de una semana. Personalmente, creo que fue una decisión –digámoslo así– arriesgada. Si yo hago eso, me cuelgan del campanario.

Las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta.

Una cosa es la teología, y otra la política. Mi amigo adoptó la política equivocada, pero, en términos teológicos, tenía razón. Quien llega tarde se queda fuera, no termina de entrar en el santo Sacrificio. Entre otras cosas, porque llega deprisa, pensando en mil cosas, y cuando quiere recogerse ya estamos en el «Ite, missa est».

A misa hay que llegar pronto, preparar la lámpara, recogerse… Y entonces, cuando la misa comienza, una puerta –no la del templo– se cierra, y quedas a solas con el Señor.

Políticas aparte, haz todo lo posible por llegar a misa antes de que comience la celebración.

(0908)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad