La Resurrección del Señor

11 abril, 2023 – Espiritualidad digital

Menudo galimatías

María MagdalenaEs difícil que el lenguaje humano pueda expresar con exactitud los gozos de la gloria celeste. Jesús resucitado juega con las palabras, les da vueltas, las hace girar en aparentes contradicciones hasta que reflejan destellos de luz. ¿Entendió María Magdalena lo que Cristo le estaba diciendo?

Todavía no he subido al Padre… Subo a al Padre. ¿En qué quedamos? ¿No has subido ahora, pero subirás después? No, no puede ser. Cristo habla ya desde el otro lado, desde la eternidad en la que ha ingresado corporalmente. Ya ha subido y, sin embargo, está aquí abajo, junto a María. Ambas afirmaciones son ciertas. Está en el Padre y se muestra aquí. Pero, mientras se muestra, sube; todo en Él apunta hacia lo alto, hacia el cielo. Lo entendió muy bien san Pablo. Quien ha conocido a Cristo ya no puede sino aspirar a los bienes celestes (cf. Col 3, 1), vive precipitado hacia lo alto.

No me retengas… Inútil querer retenerlo aquí, se está yendo, se escapa como el cervatillo. María quiere atarlo al suelo, pero es como atar un cohete. También Eliseo quiso retener a Elías y no pudo. Le quedó su manto. Y, a nosotros, el Espíritu de Cristo.

(TP01M)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad