Libros

29 diciembre, 2022 – Espiritualidad digital

Mira, contempla, y enloquece

«Este hombre ha enloquecido», pensó un letrado que pasaba por allí. «Le han puesto a un niño en los brazos, y ahora quiere morirse entre lágrimas. Aquí llegan niños todos los días. Estamos cansados de ver a mujeres que traen a sus primogénitos. Mira, por allí va otra. ¿En qué se distingue este niño de aquel? ¿O acaso este anciano nunca ha visto a un niño?»

No ha enloquecido el anciano. Eres tú quien está ciego. Este anciano es el abuelo de san Juan, otro vidente de lo invisible: Mis ojos han visto a tu Salvador. Son los ojos del alma, los de la fe, los que iluminan lo que impacta en la retina. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria (Jn 1, 14).

Simeón, como la Virgen, y como, después, san Juan, no ve; contempla. Y en ese niño, semejante en todo a cualquier otro, percibe al Verbo de Dios, lleno de gracia y verdad. ¿Cómo no enloquecer?

Igual que lo recibió aquel santo anciano, lo recibirás hoy tú, cuando comulgues. Y en lo que a los ojos parecerá pan, verá el alma al Verbo encarnado. Ojalá enloquezcas en cada comunión.

(2912)

“Evangelio

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad