Libros

21 diciembre, 2022 – Espiritualidad digital

Células impregnadas de Amor

Soy humano, Estoy lleno de células. Todos los humanos lo estamos, mientras habitamos esta pobre condición mortal. Y la mejor noticia que podríamos recibir es que el Amor de todo un Dios se ha abierto paso a través de nuestras células para infiltrarse en lo más profundo de nuestros corazones, en aquello que nos hace seres espirituales capaces de los gozos más sublimes.

Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Del corazón inmaculado de María pasa el saludo a los labios y, de allí a los oídos de Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Aquel saludo, perfumado ya de Dios, pasó de los oídos de Isabel a sus entrañas, e hizo temblar las células del pequeño Juan. Se infiltró a través de ellas y alcanzó el corazón, aún diminuto, del Precursor. Todo su cuerpo vibró, y entonces se llenó Isabel de Espíritu Santo. Tan fervorosa fue aquella efusión, que el Paráclito brotó de nuevo a través de sus células, y devolvió el saludo profetizando: ¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!

Benditas células, bendita carne, capaz de llevar al alma el Amor de Dios.

(2112)

“Evangelio

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad