Libros

12 diciembre, 2022 – Espiritualidad digital

Revisa tu Adviento

Muy probablemente, quienes ahora leéis estas líneas no guardaríais silencio, como los fariseos, ante la pregunta de Jesús: El bautismo de Juan ¿de dónde venía, del cielo o de los hombres? Lo más seguro es que nosotros respondiéramos: «Del cielo».

En ese caso, tendríamos que afrontar la segunda parte del interrogatorio. Si decimos «del cielo», nos dirá: «¿Por qué no le habéis creído?»

¿Por qué no he creído a Juan? ¿Por qué, después de dos semanas, continúo en el mismo lugar en que me encontraba al inicio del Adviento? Ahí te dejo unas posibles respuestas:

Por pereza: Juan me invita a salir de mi casa, de mi «zona de confort», para esperar a Cristo en espíritu de austeridad y conversión. Pero ¡estoy tan calentito en mi sofá!

Por falta de examen: Los propósitos que hice al comenzar el Adviento están nuevecitos. No los he revisado ni una noche.

Por desaliento: Ningún Adviento cambió mi vida. ¿Por qué habría de cambiarla éste?

Por tibieza: Hombre, algo hago… a medias, pero algo hago… o no…

El resto del trabajo te lo dejo a ti. Pon remedio a esas carencias, que aún estás a tiempo. Pero ¡date prisa! El Señor está al llegar.

(TA03L)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad