Libros

6 diciembre, 2022 – Espiritualidad digital

Me basta

Paradoja: Lo que hace que los hombres se alejen de mí es, precisamente, lo que hace que el Señor se acerque a mí. Me refiero a mis pecados.

Mis pecados, cuando salen a la luz (y, tarde o temprano, salen) me vuelven indeseable ante los hombres. Y no debería quejarme, la culpa es mía. Sin embargo, ante el Señor, esos mismos pecados me convierten en oveja perdida, por quien Cristo es capaz de dejar en el monte a las noventa y nueve restantes de su rebaño.

Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en los montes y va en busca de la perdida?

Me entendéis bien, y sabéis que no quiero decir que haya que pecar para ser amados de esta forma por el Señor. El pecado es siempre abominable y odioso. Lo que quiero decir es que Cristo me ama de tal forma que ni siquiera mis pecados pueden apagar su Amor. Más bien, cuando peco, Él me mira con mayor ternura y se acerca a mí para traerme de nuevo a casa.

Por eso, si tengo que apoyar mi vida en un amor, me basta el suyo.

(TA02M)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad