Tú, pecador

14 noviembre, 2022 – Espiritualidad digital

Ciego, sentado y mendigo

¡Qué cuadro tan triste! Había un ciego sentado al borde del camino pidiendo limosna. Años enteros sentado, sin ir a ninguna parte, y sin más defensa ante la muerte que la compasión de los hombres. Como único objetivo, comer y sobrevivir.

¿Cuántos viven así? Ciegos, porque no ven el Cielo, y la única luz que perciben son las tinieblas de este mundo. Sentados, porque no tienen un destino fuera de esta vida al que dirigir sus pasos. Y pobres, porque mendigan afecto a los hombres. Su vida depende de si caen bien, si hablan bien de ellos, si los reconocen o los miran bien…

Bartimeo era ciego, pero no sordo. Al oír que pasaba gente, preguntaba qué era aquello; y le informaron: «Pasa Jesús el Nazareno». Y, al oírlo, decidió dejar de mendigar a las criaturas para mendigarle al Hijo de Dios. Y recibió de Él lo que ningún hombre podía darle: la vista, y un destino. Ya no estaría sentado. Ahora seguía a Cristo, glorificando a Dios.

Hay un cuadro más triste que el de Bartimeo sentado. Es el de muchos ciegos a quienes nadie les anuncia que pasa Jesús el Nazareno. Acércate a ellos, que no son sordos.

(TOP33L)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad