Tú, pecador

7 noviembre, 2022 – Espiritualidad digital

Pedirla ya es tenerla

Cuando acudo al estanco, pido tabaco. Otros piden lotería, pero yo pido tabaco. De todas formas, ni a quienes piden lotería ni a mí se nos ocurre pedirle al dependiente del estanco: Auméntanos la fe. Eso no se lo pide uno a quien está detrás de un mostrador, porque sabes que no te lo puede dar. La fe sólo se la pedimos a Dios.

Por eso, cuando los apóstoles le piden al Señor: Auméntanos la fe, están demostrando que ya tienen fe. Tienen la fe necesaria para creer que Cristo es Dios, y que puede otorgarles el don de la fe. Del mismo modo, si tú animas a un ateo a pedirle fe a Dios y él te hace caso, en el mismo momento en que diga: «Dios, dame fe», su petición ya ha empezado a cumplirse.

Cosa distinta es el tamaño de la fe. Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: «Arráncate de raíz y plántate en el mar», y os obedecería. Seguramente, ninguno de nosotros tenemos necesidad de mover una morera. Pero quizá necesitemos ese granito de mostaza para arrancar nuestra alma de la tierra y plantarla en el Cielo. ¡Auméntanos la fe!

(TOP32L)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad