Tú, pecador

22 octubre, 2022 – Espiritualidad digital

Chapa y pintura

Supón que llevas el coche a arreglar y el mecánico pasa el coche por el túnel de lavado y te lo devuelve. ¿Te quedarías conforme? ¿Verdad que no?

¡Menudo mecánico, el fariseo de la parábola! Examina por dentro todos los coches menos el suyo. Te doy gracias porque no soy como los demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros; ni tampoco como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo. Conoce a la perfección cómo son los demás, menuda super-visión de rayos X. Sin embargo, al hablar de sí mismo olvida referirse a lo que él es, y se centra en lo que hace. Chapa y pintura.

Preferiría llevar mi coche al publicano: ¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador. No parece interesarle mucho la chapa, o quizá lo considera un problema de segundo orden. Abre el capó de su coche y se mira por dentro: «Soy un pecador». La chapa ya vendrá después.

No te conformes con hacer un examen de conciencia de chapa y pintura: «He hecho la oración, he dado la limosna, he ido a misa…». Abre el capó: «Soy un…» Y no te asustes. Confiésate, conviértete y confía en Dios.

(TOC30)

“Tú, pecador

Déjala todavía este año…

Toda la Escritura converge en la Cruz. No hay versículo en sus libros que no encuentre su sentido más profundo en ella. Pero, conforme nos vamos acercando al Calvario, la atracción es más poderosa y más luminoso el sentido. Por eso dijo alguien que los evangelios no son sino relatos de la Pasión encabezados con un prólogo más o menos largo.

Señor, déjala todavía este año y mientras tanto yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto en adelante. Si no, la puedes cortar.

¿No son estas palabras, pronunciadas en la parábola por el viñador, un eco de aquel: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen (Lc 23, 34)? Cavaré alrededor, como está cavado en la roca mi sepulcro, echaré estiércol, porque como a estiércol han tratado mi cuerpo, sometido a la maldición del madero, los regaré con agua y sangre manadas de mi costado…

Y así nos consiguió el Señor un año. Una vida por delante, sólo una. Es la oportunidad que se nos da para convertirnos, para aprovechar toda la misericordia derramada por Cristo desde la Cruz. Quiera Dios que la aprovechemos, ya que al Señor le ha salido tan cara.

Si no

(TOP29S)

“Tú, pecador

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad