Tú, pecador

18 octubre, 2022 – Espiritualidad digital

Hombres de paz

La antífona de entrada de la misa de hoy reza así: Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que proclama la paz (Is 52, 7). Más tarde, en el evangelio, leemos: Cuando entréis en una casa, decid primero: «Paz a esta casa».

«La paz contigo» era un mero saludo ritual entre los judíos. Pero Jesús llevó ese saludo a plenitud cuando, resucitado, se apareció a los apóstoles proclamando: Paz a vosotros (Jn 20, 19). Cada saludo de cada judío por toda la tierra apuntaba misteriosamente a aquel saludo dominical.

Nuestra paz es Cristo. Y quien nos trae a Cristo nos trae la paz. Por eso el evangelista, el mensajero del Señor, lleva la paz allá donde va.

¿Quién dijo que sólo existieron cuatro evangelistas? Cuatro escribieron los santos evangelios, pero tú y yo debemos ser, también, evangelistas. Ojalá vivamos de tal manera que llevemos a Cristo, nuestra paz, allá donde vayamos. Y se llene de paz el aire a nuestro paso. Cristo entrando en Mercadona, Cristo entrando en el bar, Cristo cruzando la calle, Cristo acostando a los niños… Vacíate de ti mismo, llénate de Él, sé el mensajero que anuncia la paz. Dios bendiga tus pies.

(1810)

“Tú, pecador

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad