Tú, pecador

14 octubre, 2022 – Espiritualidad digital

De pájaros y hombres

Cuando quiere Jesús explicarnos el modo en que su Padre Dios cuida de nosotros, dirige nuestra mirada a los cielos y la clava en los pájaros: ¿No se venden cinco pájaros por dos céntimos? Pues ni de uno solo de ellos se olvida Dios. No tengáis miedo: valéis más que muchos pájaros.

No es la primera vez que recurre Cristo a esta imagen. Ya antes había dicho: Mirad los pájaros del cielo: no siembran ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos? (Mt 6, 26).

No nos acaba de gustar. Tengo una feligresa que sufre «pajarofobia», y que habrá dejado de leer estas líneas en el primer párrafo. Pero, aparte de eso, el que nos compare Jesús con los pájaros no acaba de hacernos gracia. Porque el pájaro no decide adónde va, ni qué va a comer, ni de qué color llevará el abrigo. Es niño ante Dios, se deja cuidar y proteger. Nosotros queremos ser mayores, decidir sobre nuestra vida y que se cumplan nuestros planes.

Seguiremos diciendo aquello de «libre como un pájaro». Pero sólo lo cumpliremos cuando renunciemos a controlarlo todo y nos dejemos cuidar por Dios.

(TOP28V)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad