Tú, pecador

8 octubre, 2022 – Espiritualidad digital

Amigos de nuevo

diez leprososMe gusta pronunciarlo despacio, cuando recurro a la Plegaria III: «Dirige tu mirada sobre la ofrenda de tu Iglesia, y reconoce en ella la Víctima por cuya inmolación quisiste devolvernos tu amistad». Esa amistad entre Dios y el hombre, rota dramáticamente en el Edén, es el mayor de los dones con los que puede el Creador bendecirnos. Y su recuperación, por la ofrenda presentada en el altar, la mayor de las fiestas.

¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?

Diez leprosos fueron curados. Y nueve murieron. No murieron entonces, murieron más tarde: un infarto, un atropello, un cáncer, una caída… ¡qué sé yo! En todo caso, el único cambio en su vida fue la concesión de una prórroga, un tiempo extra antes de morir.

El décimo, sin embargo, se salvó. Y se salvó para siempre, porque, postrado ante quien lo sanó, se hizo amigo de Cristo. Y tuvo vida eterna.

Hazlo tú también. Tras recibir a esa Víctima «por cuya inmolación quisiste devolvernos tu amistad», póstrate en acción de gracias al finalizar la Misa. No te marches como si nada hubiera pasado.

(TOC28)

Envidia «de la buena»

¿Es envidia? Quizá de ésa que llamamos «envidia “de la buena”»…

Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te criaron. Sí, sí, es envidia «de la buena». No de la que se entristece del bien ajeno, sino la de quien se alegra del bien ajeno, pero quisiera también alegrarse de lo mismo en primera persona. Es decir: «¡Qué suerte tiene tu madre! Y ¡cómo me gustaría a mí un hijo como tú!».

Pues ni lo sueñe, señora. ¿No?…

Mejor, bienaventurados lo que escuchan la palabra de Dios y la cumplen.

Pues sí. Sueñe a gusto, que tiene usted la bienaventuranza al alcance de la mano. La palabra de Dios es Cristo. Escuchar la palabra de Dios no es, solamente, abrir el oído cuando Jesús habla, sino acogerlo a Él en lo profundo del alma como la Virgen lo acogió en su vientre. Si envidia usted a María porque tuvo en su seno a Jesús, puede usted acoger al mismo Cristo en lo profundo del corazón por la gracia.

Y cumplir esa Palabra es dejar que, una vez acogido, Jesús se apodere de todo: pensamientos, palabras, obras… ¿no es eso darlo a luz?

¡Bendita envidia «de la buena»!

(TOP27S)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad