Tú, pecador

4 octubre, 2022 – Espiritualidad digital

Lo único necesario

esa vozA Marta le revela Jesús un secreto al que deberíamos sacarle más partido. Cuando pone ante sus ojos lo esencial, no dice: «Esto es muy importante», sino una sola cosa es necesaria. Si hay verdad en sus palabras –y el Hijo de Dios no puede engañarnos–, eso quiere decir que todo lo demás es prescindible. En cuanto a qué es lo único necesario, conocemos cuál fue la parte mejor escogida por María: Sentada junto a los pies del Señor, escuchaba su palabra.

No debería sonarnos a nuevo. Hemos hablado de esto aquí muchas veces. Es el eco de aquel «Shemá, Israel» –Escucha, Israel–, las primeras palabras de la Ley de Dios. ¿Basta, entonces, con escuchar para salvarse? Sí, siempre y cuando la escucha sea tan profunda que llegue al alma y despierte la fe. Quien escucha mi palabra y cree al que me envió posee la vida eterna (Jn 5, 24). Porque esa palabra, cuando se escucha así, da fruto en el alma y se cumple en la vida.

Todo lo demás es prescindible. Ojalá nos acostumbrásemos a decir muchas veces al día, a tantas cosas que, como a Marta, nos preocupan: «No es necesario, no lo necesito».

(TOP27M)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad