Evangelio 2022

9 septiembre, 2022 – Espiritualidad digital

Por la vergüenza, a la santidad

Ojalá no lo olvidásemos nunca. Deberíamos grabar la frase en piedra o, al menos, en uno de esos imanes que la gente pone en la nevera para mirarlo cada vez que va Mariano a buscar la chocolatina:

No está el discípulo por encima de su maestro.

Junto a la frase, un crucifijo. Para que lo mires y recuerdes tu sitio. Dice santo Tomás que la santidad reside en amar lo que Cristo en la Cruz amó y despreciar lo que, subido al Leño, despreció el Señor.

Y si, antes de abrir la nevera, lees la frase y miras el crucifijo… ¿cogerás la chocolatina? Unas veces sí, y otras no, porque no habla Jesús del chocolate. Aunque nada de tu vida queda fuera de ese lema. Pero, más que de gula, examínate de vergüenza.

Ojalá sientas vergüenza si ves que no te privas de nada, mientras a Él lo han privado de todo. Ojalá sientas vergüenza cuando quieras que te traten mejor que a un crucificado. Ojalá sientas vergüenza cuando digas «no» a Dios, ante quien llevó su «sí» hasta la muerte.

Ya ves: por la mirada a la Cruz llegas a la vergüenza. Y, por la vergüenza, a la santidad.

(TOP23V)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad