Evangelio 2022

3 septiembre, 2022 – Espiritualidad digital

Espantando al personal

Detengámonos en la primera línea:

En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús.

Para un vendedor, un político, un periodista, un cantante… es la situación perfecta, el momento oportuno para sacar el conejo de la chistera, meterse al auditorio en el bolsillo y salir triunfante.

Sin embargo, con Jesús todo es imprevisible:

Si alguno viene a mí y no pospone a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío. Quien no carga con su cruz y viene en pos de mí no puede ser discípulo mío.

Sólo Jesús, ante esa oportunidad de liderazgo, es capaz de encararse con la multitud y decirles: «¿Sabéis en que lío os estáis metiendo? Si venís conmigo, tenéis que preferirme a vuestro padre, vuestra madre, vuestra mujer, vuestros hijos… Y tendréis que cargar con una cruz en la que perderéis la vida».

Obviamente, Jesús se quedó solo. Murió prácticamente abandonado. Y, tras resucitar, no ha bajado el listón. Su palabra resuena como nunca. Quien no quiera ser santo, que no venga. Nadie entrará en el Cielo si decide amar a Cristo «con moderación».

(TOC23)

El séptimo día descansó

Así dice la Escritura: Y habiendo concluido el día séptimo la obra que había hecho, descansó el día séptimo de toda la obra que había hecho (Gén 2, 2). El sábado es, por tanto, el día del reposo de Dios. ¿Cómo entenderían esto aquellos judíos? ¿No les aterrorizaba la idea de que Dios pudiera descansar? ¿Quién velaría por ellos? ¿Podrían descansar tranquilos en el día de sábado, sabiendo que Dios descansaba también? ¿Quién cuidaba, entonces, del cielo y la tierra? ¿No aprovecharía el Enemigo ese descanso de Dios y los hombres para conquistar el mundo?

El Hijo del hombre es señor del sábado. Tampoco sabemos cómo entenderían los judíos estas palabras de Jesús. Pero conocemos su significado. Al yacer en un sepulcro el día de sábado, Cristo se tendió sobre la muerte y sobre el sueño. Él mismo descansó de sus fatigas, pero descansó reinando, conquistando para Sí las tinieblas más oscuras. El misterio de un Dios dormido que toma posesión de las sombras mientras descansa es sobrecogedor.

Tendido sobre el sábado, Cristo es nuestro descanso. Como Juan, apoyamos la cabeza en su pecho y reposamos, sabiendo que ese Cristo de ojos cerrados nos protege más que todos nuestros desvelos.

(TOP22S)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad