Evangelio 2022

18 junio, 2022 – Espiritualidad digital

¡Despiértalos mientras pasas!

En los últimos cincuenta años, la ciencia y la tecnología han avanzado a velocidad de vértigo. Nuestros abuelos jamás hubieran soñado con hacer lo que ahora hacen niños de seis años ante una tablet.  Pero, a cambio, nuestros abuelos sabían que tenían alma, y nosotros lo hemos olvidado, porque el alma ha sido sustituida por el móvil. Nos han cerrado la puerta de la trascendencia mientras cruzábamos vertiginosamente la de la tecnología.

Seguimos teniendo alma, pero está muerta, porque no la alimentamos. Caminamos con la cabeza baja, fijos los ojos en el whatsapp, y hemos olvidado el cielo.

Es urgente que volvamos a misa. Y que allí, limpias nuestras almas por el sacramento del Perdón, alimentemos el alma con el Pan de vida.

Comieron todos y se saciaron… ¡Míranos ahora, Señor, muertos de hambre y sin saberlo! Los hombres pasan frente a la iglesia mientras chatean, y no reparan en que allí, en el sagrario, se oculta el alimento que da vida eterna al hombre. Hoy, cansado de esperar, saldrás del tabernáculo y recorrerás las calles. Despiértalos mientras pasas, Jesús, que tanto avance no ha servido sino para que los hombres se encaminen más deprisa que nunca hacia la muerte.

(CXTIC)

Un único deseo

Santa Teresa del Niño Jesús quería ser misionera, sacerdote, cruzada, mártir… Fue carmelita descalza, y como carmelita descalza murió. Pero agradó a Dios como si hubiera sido, además, misionera, sacerdote, cruzada y mártir. No sé si somos conscientes de hasta qué punto agradamos (y ofendemos) a Dios con nuestros deseos, si esos deseos son auténticos. No es lo mismo un «me gustaría» que un deseo que abrasa el corazón.

Buscad sobre todo el reino de Dios y su justicia. Sé que eres torpe, que todo lo haces mal y que cuentas tus luchas por fracasos. Pero ¿deseas, más que nada en este mundo, que Dios reine en tu vida, que sea tu Dueño y Señor? Fomenta en tu interior ese deseo, hasta que no desees nada más. Dice san Juan de la Cruz que quien ama a Dios y ama algo más que no sea Dios no ama a Dios en absoluto. Si quieres ser santo y, además, ser rico; si quieres ser santo y, además, ser famoso; si quieres ser santo y, además, tener salud; si quieres ser santo y, además, vivir tranquilo… Aún debes purificar el corazón.

Cuando sólo desees Dios, aunque todo lo hagas mal, serás santo.

(TOP11S)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad