Evangelio 2022

15 junio, 2022 – Espiritualidad digital

Vida espiritual y pudor

¿Qué sentís si estáis recogidos en la iglesia, orando a Dios, y de repente entra una persona, avanza hasta el sagrario, se hinca de rodillas en el suelo, se abre de brazos y comienza a rezar con grandes gemidos, como si no hubiese nadie más en el templo? ¿Verdad que os resulta incómodo, como si –salvando las distancias– vierais a una pareja haciéndose arrumacos delante de vosotros? (Omitiré qué pienso de las parejas que se hacen arrumacos en el templo). El pudor es el custodio del amor. Y eso vale para el amor humano, y también para el divino. No seáis frikis.

Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vean los hombres… Tú, en cambio, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo recompensará.

Quien te vea rezar debe darse cuenta de que estás recogido, a solas en ese cuarto secreto del alma con tu Amor. Pero lo que allí sucede es sólo de Dios y tuyo. No grites.

(TOP11X)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad