Evangelio 2022

2 junio, 2022 – Espiritualidad digital

Que tú seas uno

Es bueno que, uniéndote a los deseos del Señor, pidas cada día por la unidad de la Iglesia y, yendo más allá, por la unidad de los hombres todos en torno a Cristo: Que todos sean uno, como tú, Padre, en mí, y yo en ti.

Pero, mientras lo pides, recuerda que la unidad es tarea que se cumple como se expanden las ondas en un estanque tras lanzar una piedra en su centro: va de menos a más. Una familia unida podrá unir a un vecindario; un vecindario unido podrá unir a un pueblo…

El centro está en ti. Si tu vida no es una, no podrás ser fermento de unidad a tu alrededor. Si, mientras tu alma alaba a Dios, tu lengua critica al vecino, tu memoria se regodea recordando las ofensas, tu imaginación se enfanga en imágenes obscenas, y tu juicio se emplea en juzgarlo todo por su cuenta… ¿cómo unirás a nadie, si tú mismo estás dividido? Quien te ve rezando te toma por santo; quien te escucha hablar te tiene por sembrador de cizaña; y quien te oye juzgar se asusta de tu soberbia. ¿Cuántas vidas estás viviendo?

Comienza por esto: que tú seas uno.

(TP07J)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad