Evangelio 2022

1 junio, 2022 – Espiritualidad digital

Corazón de madre

Se marcha Jesús, y parece como si tuviera miedo de lo que pudiera ocurrirle a su rebaño cuando Él no esté. Su oración, más que de pastor, parece de madre. He visto a madres irse al cielo con miedo por la unidad de sus hijos y la salvación de sus almas. Y las he visto amonestar, en el lecho de muerte, a hombretones de cincuenta años como si tuvieran doce: «¡Qué haréis sin mí! No os peleéis. Perdona a tu hermana por lo que te hizo. Cuidaos unos a otros»…

Padre santo, guárdalos en tu nombre, a los que me has dado, para que sean uno… Cuando estaba con ellos, yo guardaba en tu nombre a los que me diste… Ahora voy a ti, y digo esto en el mundo para que tengan en sí mismos mi alegría cumplida.

Como los hijos de cualquier familia, somos todos muy distintos, y no nos entendemos igual de bien con todo el mundo. Pero traicionaríamos esos deseos maternales de Jesús si cada uno nos empeñáramos en vivir nuestra fe en solitario, o arropados sólo por nuestro pequeño grupito de afines. Tómalo como un encargo directo de Jesús a ti: cuida a tus hermanos.

(TP07X)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad