Evangelio 2022

14 mayo, 2022 – Espiritualidad digital

Jesús y Ángela. Jesús y tú

Leí, hace algunos años, la vida de santa Ángela de Foligno. Y me impresionó tremendamente el modo en que Jesús, en aquellas revelaciones, se dirigía a esta mujer como un pretendiente que cortejase a su amada. Le decía: «Toda tu vida, tu manera de comer, beber y dormir, y tu vivir, todo me gusta… Hija mía, querida a mí, más que yo a ti… Templo mío, delicia mía… Tú tienes el anillo de mi amor, y estás prendada de mí, y jamás te alejarás de mí». Comprenderéis que esta mujer, al escuchar aquello, se sintiera abrumada.

Pero no concibo otra manera de relacionarse con el Señor. ¿Podremos cumplir el mandamiento nuevo, como yo os he amado, amaos también unos a otros, si no hemos gustado primero su Amor? Antes de lanzarnos a amar al prójimo, ¿no tendremos que preguntarle a Cristo: «Señor, ¿cuánto me quieres?»?

No se es verdaderamente cristiano hasta que el corazón no ha sido conquistado por ese Amor. No tengas miedo. Arrodíllate ante un sagrario, o ante un crucifijo, y pregunta: «Jesús, ¿tú me amas?». Después, calla y escucha.

Sólo quien se deja amar puede cumplir el Mandamiento Nuevo. Hay que ser muy feliz para ser santo.

(TPC05)

Apóstol significa amigo

Cada vez que entro en la web de mi operador telefónico, me agreden con anuncios para que contrate las nuevas y maravillosas tarifas. Cuando entro en la web de mi seguro del automóvil, soy de nuevo agredido con banners para que contrate un suplemento increíble… No voy a quejarme más que lo justo. Si una empresa quiere vender un producto, necesita hacer campañas para que todo el mundo lo conozca.

La Iglesia no es una empresa, y tampoco vende nada. Pero también hace campañas cuando quiere transmitir un mensaje. ¿Por qué no aprovechar las nuevas formas de comunicación para anunciar a Jesucristo? No servirse de esos nuevos areópagos sería un pecado de omisión. Sin embargo, no vayamos a confundir esa labor de difusión con el apostolado.

A vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. Normal. Los amigos comparten su intimidad. De no ser así, ¿qué amistad sería ésa? Para un cristiano, el apostolado no es distinto de la amistad verdadera. Tus amigos te cuentan su vida, y tú les cuentas la tuya, y la tuya es Cristo. Y Cristo es luz que ilumina el alma de tu amigo.

(1405)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad