Evangelio 2022

23 abril, 2022 – Espiritualidad digital

La siguiente aparición de Jesús

Hoy se cumple el octavo día.

A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos, y Tomás con ellos.

Nada se nos dice de los seis días que transcurrieron entre un domingo y otro, salvo que en ellos tuvo lugar la profesión de no-fe de Tomás: Si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.

Llegó Jesús… Trae tu mano y métela en mi costado. ¿Crees que Tomás llegó a meter la mano en el costado del Señor? Yo creo que no; si lo hubiera hecho, Jesús habría dicho: «Porque has tocado, has creído». No hizo falta. Le bastó con ver. ¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.

Es decir, tú y yo. Vivimos de fe. Y lo normal es no ver. No andes, como algunos, a la búsqueda de signos y milagros que te aparten de esa bienaventuranza. Aprende a caminar en las tinieblas, frecuenta tu alma, visita el sagrario, ama el silencio, vive en gracia, y entonces sabrás que la siguiente aparición de Jesús tiene lugar en otro cenáculo: el de tu alma, adonde tus ojos no llegan.

(TPC02)

Gente feliz a la que nadie hace caso

MagdalenaEn el breve relato que hace san Marcos de las horas siguientes a la resurrección del Señor, los primeros testigos parecen ser tomados por locos. Son gente feliz a la que nadie hace caso.

Se apareció primero a María Magdalena… Ella fue a anunciárselo a sus compañeros… No la creyeron.

Después se apareció en figura de otro a dos de ellos que iban caminando al campo. También ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero no los creyeron.

No te extrañe que te suceda lo mismo. El mundo no ha cambiado tanto desde entonces. La gente te mira, y piensa: «Éste, ¿de qué va? Está loco, no se puede ser tan feliz, la vida es dura. Le habrán lavado el cerebro, o se habrá sugestionado. Ya se caerá de las nubes».

No debería sorprenderte. El anuncio es necesario, pero no basta. Es preciso acortar las distancias, crear con los hombres lazos valiosos de amistad que les permitan comprobar que no eres un cartel publicitario, ni un chalado a quien han contado una historia bonita. Sólo desde esa distancia, la de la amistad, verán que eres «de verdad», y que las puertas de esa inmensa alegría están abiertas también para ellos.

(TP01S)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad