Evangelio 2022

31 enero, 2022 – Espiritualidad digital

Al Ramón como al jamón

¿Crees que los demonios hacen distingos entre hombres y cerdos? A la hora de elegir, los hacen. Los hombres preferimos comer jamón a comer Ramón, pero los demonios prefieren el Ramón al jamón; porque Ramón es imagen y semejanza de Dios, y eso lo convierte en bocado exquisito para los demonios. Sin embargo, a la hora de habérselas con sus víctimas, los demonios no hacen distingos: tratan a los hombres como si fueran cerdos.

Se metieron en los cerdos; y la piara, unos dos mil, se abalanzó acantilado abajo al mar y se ahogó en el mar. Con los hombres hacen igual: convierten la vida en una cuesta abajo. «¿Por qué esforzarte? ¡Déjate caer!». Cuando era niño, una tía mía criada en Galicia me enseñó este diálogo macabro y matutino con la pereza: «–Pereza, por tu santa nobleza, déjame levantar – Anda, mi niña, si estás calentiña, vuélvete a acostar». Pecar es fácil, basta con levantar el freno y caer… Hasta que te estrellas en el acantilado de la muerte y la condena.

Dios, con el hombre, hace todo lo contrario: lo invita a subir al Calvario, para, en la cima, encontrar la vida.

Tú sabrás a quién haces caso.

(TOP04L)

“Evangelio 2022

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad