Evangelio 2022

27 enero, 2022 – Espiritualidad digital

Los que no tienen prisa

Al terminar la misa de la mañana, salí para ejercer de chófer: el asiento del copiloto lo ocupaba el Santísimo, a quien llevaba yo a visitar a sus enfermos, con quienes tanto disfruta. Y, al pasar frente a la puerta de la parroquia, vi a dos feligresas, recién salidas de misa, charlando amigablemente. Estuve haciendo mi trabajo de chófer durante toda la mañana. Y cuando, a la hora de comer, regresaba… las dos feligresas seguían allí, charla que te charla. «¡Qué forma de perder la mañana!», le dije a mi Pasajero.

¿Se trae la lámpara para meterla debajo del celemín o debajo de la cama?, ¿no es para ponerla en el candelero? Nuestros templos no dejan de ser celemines y camas para la luz. Allí hablamos de Dios a escondidas, ocultos al mundo. Pero quien de verdad se deja quemar sale del templo convertido en candelero, y necesita iluminar el mundo con la luz de Cristo. De él está dicho: Al que tiene, se le dará. Porque el fuego que le consume es cada vez mayor.

En cambio, quien sale del templo sin deseos urgentes de anunciar a Cristo no tiene nada. Y se le quitará hasta lo que tiene.

(TOP03J)

“Evangelio 2022

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad