Evangelio 2022

11 enero, 2022 – Espiritualidad digital

Lo que va de aburrir a contagiar

Me he acordado del peor profesor que he tenido en mi vida. No diré su nombre. Me explicaba una asignatura de Derecho. Y, desde el comienzo hasta el final de la clase, solo leía un libro en voz alta y a toda velocidad. Podríamos haber comprado el libro, y prescindir de las clases; pero se trataba de un libro descatalogado. Hasta que un compañero lo encontró, lo fotocopió, nos repartió las fotocopias, y de una clase de ochenta permanecimos en los asientos apenas diez. Yo me quedé porque aquel hombre me daba lástima. Y sólo por asistir a clase me aprobó.

Estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba con autoridad y no como los escribas. Los escribas leían, como aquel profesor mío. Pero Jesús hablaba con pasión, y sus palabras eran fuego que abrasaba. Los escribas transmitían lo que otro había escrito; las palabras de Cristo eran suyas, y se notaba.

Lee, fórmate, asiste a una buena catequesis, porque la necesitas. Pero no te conformes con retener en la memoria lo que leas y escuches; hazlo vida, gózalo, súfrelo, apasiónate. Y después, cuando hables de Dios, que se note que es tu vida la que arde en esa hoguera.

(TOP01M)

“Evangelio 2022

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad