Evangelio 2022

22 diciembre, 2021 – Espiritualidad digital

La verdadera humildad

Me gusta la humildad de la Virgen. Es una humildad inteligente, que poco tiene que ver con esa caricatura, más parecida a la «falsa humildad», que lleva a muchos a denigrarse a sí mismos. Te dicen: «Soy el más pecador de todos los hombres». Y uno piensa: «¡Cuánta soberbia! ¡Si no vales ni para pecar!».

La Virgen habla, en el Magnificat, de la humildad de su esclava. Se sabe pequeña, muy poca cosa comparada con Dios. Pero, a la vez, reconoce, con gratitud, que el Poderoso ha hecho obras grandes en mí. En todo ello hace honor a la verdad. Y, por tanto, también a la humildad. San Pablo, que era humilde, se reconocía pecador y blasfemo, pero, era capaz de presumir ante los corintios de lo mucho que había padecido por Cristo.

Que eres un pecador ya lo sabemos. Si tú no lo supieras, serías tonto. Pero mira tu vida, y reconoce que, también en ti, el Poderoso ha hecho obras grandes. Sé humilde; da gracias, como los santos. Y, cuando vuelvas a hablar de ti mismo, no vuelvas a presumir de pecador. Que no eres más que un ser pequeñito e imperfecto a quien Dios ha amado mucho.

(2212)

“Misterios de Navidad

“Evangelio 2022

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad