Evangelio 2022

15 diciembre, 2021 – Espiritualidad digital

La gracia sin pirotecnia

He visto milagros. No muchas veces, pero sí unas cuantas. He visto a enfermos sanar sin explicación médica alguna. Casi he visto resucitar a un muerto. Y, en ninguna de esas ocasiones, he sentido que la tierra temblase, ni he oído truenos, ni ha caído fuego del cielo. Fue todo muy «normalito». Tanto, que quienes vieron conmigo esos milagros se sintieron aliviados, pero no excesivamente sobrecogidos. Quienes no creían en Dios concluyeron: «¡Qué bueno es este hospital!». Quienes creíamos nos apresuramos a dar gracias, pero ellos no se sintieron agradecidos más que a la ciencia y a los médicos.

No tengo motivos para pensar que los milagros de Jesús fueran menos «normalitos» que los que he visto yo. Seguro que muchos de quienes vieron resucitar a Lázaro pensaron que lo habían enterrado antes de tiempo.

Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan, los pobres son evangelizados. Y ¡bienaventurado el que no se escandalice de mí! El escándalo es la Cruz: la gracia sin pirotecnia. Como en la Eucaristía. Quienes no sepan encontrar a Cristo en la humildad silenciosa no lo encontraran hasta que vuelva sobre las nubes. Y, entonces, temblarán.

(TA03X)

“Misterios de Navidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad