Evangelio 2022

11 diciembre, 2021 – Espiritualidad digital

¡Si le hubierais mirado a los ojos!

¡Ojalá hubiera sido solamente un error! Entonces no tendrían culpa. Pero no parece que Jesús esté hablando de un error, sino de un pecado:

Elías ya ha venido y no lo reconocieron, sino que han hecho con él lo que han querido. Después anuncia el Señor que Él correrá la misma suerte: Así también el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos.

¿Habría reconocido yo al Señor, de haber vivido entonces allí? ¿Habría visto en Él al Hijo de Dios, lo habría aceptado como Mesías?

Creo que, de haber vivido entonces allí, hubiera reconocido a Jesús como Hijo de Dios y Mesías si le hubiese mirado a los ojos. Y creo, también, que el pecado de muchos contemporáneos de Jesús consistió en no mirarle a los ojos, por miedo a perder la vida enamorados. El joven rico bajó la vista cuando Jesús le invitó a dejarlo todo. Y la bajó Judas cuando, en Getsemaní, Jesús le llamó «amigo». Pero Mateo, Felipe, Juan… ellos miraron a los ojos de Jesús y allí encontraron su hogar. Sí. Creo que, si no hubiese tenido miedo a mirar a los ojos de ese hombre, habría reconocido en Él a mi Dios.

(TA02S)

“Misterios de Navidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad