Evangelio 2022

10 diciembre, 2021 – Espiritualidad digital

La vida como baile

No es la vida sino un baile. Y Dios, el músico perfecto. Desgrana sus notas para el hombre, y al hombre le corresponde moverse en armonía con la música de Dios. El rey David nos enseñó a dar gloria al Altísimo bailando en torno al Arca.

¿Qué tienes que hacer en todo el día? Nada, sólo bailar. Abrir el oído, escuchar la sinfonía y mover el pensamiento, los labios, las manos y los pies, de modo que mi vida, mi baile, haga visible ante los hombres la música de Dios.

¿A quién compararé esta generación? Se asemeja a unos niños sentados en la plaza, que gritan diciendo: «Hemos tocado la flauta, y no habéis bailado; hemos entonado lamentaciones, y no habéis llorado». El Músico se queja. Toca a fiesta, y los hombres lloran. Toca a réquiem, y los hombres ríen. ¿A quién le estáis bailando?

Es que los ruidos del mundo ahogan la música de Dios, y no podemos distinguir el compás. Hay mucho ruido. Por eso necesitamos el Adviento: porque el Adviento significa silencio y espera. Dichoso aquél que, en estos días, habite en el silencio. Él podrá escuchar la sinfonía divina cuando sus notas se mezan en vagidos.

(TA02V)

“Misterios de Navidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad