Misterios de Navidad

23 noviembre, 2021 – Espiritualidad digital

Gestos que iluminan las tinieblas

He visto a un padre de 35 años sonreír en su lecho de muerte, mientras prometía a su esposa y a su pequeña hija que los cuidaría desde el cielo. Un hombre me ha recibido con una sonrisa en el tanatorio, mientras velaba el cadáver de su hermano. He sabido que una mujer ha abrazado a la conductora que, por un error fatal, acababa de atropellar a su hija pequeña.

Para el mundo, estos gestos no tienen explicación posible. Cuando todo se desmorona, no es posible sonreír ni abrazar; sólo cabe llorar y tratar de ponerse a salvo a toda costa.

Llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida… habrá grandes terremotos, y en diversos países, hambres y pestes. Habrá también fenómenos espantosos y grandes signos en el cielo.

Cuando llegue ese día, y caigan las piedras mientras se desploman los astros y mueren los hombres, ¿habrá quienes sonrían?

Los habrá. Son los mismos que pudieron sonreír y abrazarse ante la muerte. Son quienes viven apoyados, no en las piedras, sino en la Roca, en quien no pasa, en Cristo. Son los discípulos de quien, sobre una cruz, ha vencido a la muerte para siempre.

(TOI34M)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad