Misterios de Navidad

16 noviembre, 2021 – Espiritualidad digital

Un evangelio escrito por un loco

zaqueoTe contaré una historia increíble, pero cierta:

Cuando Jesús vio a Zaqueo subido al árbol, le dijo: Zaqueo, date prisa y baja, porque es necesario que hoy me quede en tu casa. Zaqueo bajó, abrió las puertas de su morada a Jesús, y le dijo: «Ponte cómodo». Después se marchó al bar para beber con sus amigos, y al Señor lo dejó solo en la casa durante toda la noche. Cuando, al amanecer, volvió borracho, Jesús ya se había marchado.

Parece un evangelio escrito por un loco. Y, sin embargo…

¿No se hace realidad este evangelio escrito por un loco cuando te acercas a comulgar, introduces en tu cuerpo al Señor, y te dedicas a pensar en cualquier cosa menos en Aquél a quien recibiste? ¿No se hace realidad cuando, finalizada la misa, sales corriendo de la iglesia, con el Señor aún en tu cuerpo, y te dedicas a charlar con el primero que encuentras sin prestar atención a tu Huésped? ¿O cuando al Espíritu Santo, que mora en tu alma en gracia, lo dejas solo, porque vives fuera del alma, volcado en las cosas del mundo?

Pido a Dios que no seamos los locos que escribieron tan disparatado evangelio.

(TOI33M)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad