Misterios de Navidad

4 noviembre, 2021 – Espiritualidad digital

Esos 99 justos

Me he preguntado muchas veces si la parábola de la oveja perdida no encierra un punto de ironía por parte del Señor.

¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas y pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse.

¿De verdad pensáis que el Señor tiene, en la tierra, a noventa y nueve justos que no necesitan convertirse? No sé… Pero pudiera ser que Jesús se estuviera refiriendo, irónicamente, a los fariseos, quienes se tenían por justos y no creían necesitar conversión alguna. Ese tipo de personas no puede darle ninguna alegría al Señor. Por eso Jesús los deja y va tras publicanos y prostitutas. Ellos se convirtieron y alegraron el cielo.

Aunque, si esta interpretación fuera acertada, la realidad sería espeluznante en términos estadísticos: de cada cien pecadores, sólo uno reconoce que se debe convertir. Y más terrible sería si el sacerdote comprobase que le cuadran las cifras.

Dale una alegría a Dios: reconoce tu pecado, y conviértete.

(TOI31J)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad