Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

20 septiembre, 2021 – Espiritualidad digital

¡Qué justicia tan misteriosa!

Se puso de moda, allá por los años 70 y 80 del siglo pasado, decir que Jesús había sido el primer comunista de la Historia. Yo pasé por esa época; otros se quedaron allí. Pero, sin entrar en arenas políticas, quiero que me muestren a un comunista que proclame su deseo de hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres (que lo proclame; porque habrá quien en silencio lo desee).

Al que tiene se le dará, y al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener. ¡Qué misteriosa, esa justicia distributiva de Jesús! Ninguno de nuestros políticos, del signo que sean, se atrevería a llevar semejante proclama como bandera. Y, si fuera referida a los bienes materiales, provocaría más de una revolución. Pero Jesús hablaba del reino de Dios.

Contra todo pronóstico, Dios hace más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. Si te dejas enriquecer por Dios, Él derramará sobre ti su gracia y, día a día, la irá incrementando hasta llenarte de Cielo. Pero si te empeñas en enriquecerte a ti mismo, te llenarás de nada, y hasta esa nada –lo poco que tienes– la perderás cuando mueras.

(TOI25L)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad