Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

18 septiembre, 2021 – Espiritualidad digital

Sobre el activismo

agobioDesde siempre, uno de los peores enemigos de la vida espiritual ha sido el activismo. Es enemigo malo, especialmente, cuando lleva al hombre a desplegar una actividad febril bajo pretexto de ofrenda a Dios. Trataré de explicarlo:

Hay quienes parecen empeñados en pintarle a Dios un cuadro; un cuadro tan bonito, tan bonito, que Dios se conmoverá al contemplarlo. Y pasan el día con el pincel en la mano, tratando de pintar el cuadro perfecto. Pero no se dan cuenta de que Dios no quiere que le pintemos ningún cuadro; quiere que seamos lienzo en blanco donde Él pueda pintar. Eso se llama obediencia.

Quieren darle cosas a Dios, quieren hacer cosas por Dios, se apuntan a cualquier iniciativa piadosa y se desviven intentando realizar trabajos, como si Dios necesitara hijos en perpetuo movimiento, de acá para allá…

Salió el sembrador a sembrar… La semilla es la palabra de Dios. ¿Por qué nos engañamos? Dios no nos pide un movimiento perpetuo. Dios quiere sembrar algo en nosotros, y necesita que lo acojamos; que nos detengamos y nos callemos para que la semilla arraigue en el silencio y la contemplación. Después, nuestro movimiento estará bañado en esa paz sembrada en nosotros.

(TOI24S)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad