Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

12 septiembre, 2021 – Espiritualidad digital

El arte de amar bien

SimónCuando, después de resucitar, a orillas del Lago, Jesús preguntó a Simón Pedro si lo amaba, éste respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo (Jn 20, 27).

¿Era verdad? Creo firmemente que sí. Aunque hubiese negado por tres veces a su Señor, creo que Pedro amaba con pasión a Jesucristo. Pero también creo que, por entonces, lo amaba mal. Amar mal no es no amar; puede ser el comienzo de amar bien.

Cuando Jesús anunció que debía padecer y morir, Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Eso es amar mal. Y, por ello, Jesús se volvió y, mirando a los discípulos, increpó a Pedro: «¡Ponte detrás de mí, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!».

Ama mal quien piensa que amar es evitar que el ser amado sufra. Hay padres que aman mal a sus hijos y, por evitarles sufrimientos, los maleducan. Realmente, lo que buscan evitar es su propio dolor.

Amar no es evitar sufrimientos al ser amado, sino sufrirlos con él. A menudo le pedimos a Dios que nos quite la cruz. Y Él no nos la quita, porque nos ama bien. Por eso la sufre con nosotros.

(TOB24)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad