Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

6 septiembre, 2021 – Espiritualidad digital

Oraciones vacías y sábados llenos

Sorprende la cantidad de milagros obrados en sábado por Jesús. Cualquiera diría que se trataba de una provocación dirigida a aquellos fariseos. Pero quizá fuese más que eso: quizá fuese un anuncio profético que pusiera al descubierto la hipocresía de aquellos hombres.

¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer el bien o el mal, salvar una vida o destruirla? Jesús sabe bien lo que dice. Él conoce cuál será el sábado de aquellos fariseos. Mientras el Señor hace el bien en sábado, ellos pasarán el sábado festejando haber matado al Salvador. Mientras Jesús, en sábado, salva una vida, ellos celebrarán, en su sábado, haber destruido la vida del Mesías. ¿Qué está permitido?

Lo más terrible de todo es que se trataba de personas religiosas, respetadas y reconocidas por el pueblo. Créeme: nadie se salva sólo por rezar. La recitación de oraciones y la asistencia a actos litúrgicos es perfectamente compatible con la hipocresía y la maldad de corazón. Deberías estar alerta.

No te digo que no reces; al revés, ojalá rezaras más. Te pido que vigiles tu corazón para que esté limpio, y tu voluntad, para que esté entregada. De nada sirve rezar si no se entrega por amor la vida.

(TOI23L)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad