Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

23 agosto, 2021 – Espiritualidad digital

Un tapón en las puertas del cielo

Jesús reprocha a los fariseos que han formado un «tapón» en las puertas del cielo. La ley los ha llevado hasta la Cruz, señalada por Cristo en el Sermón de la Montaña. Pero ellos no han querido dar el paso, se han quedado renegando en esa puerta, e impiden cruzar a los demás.

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el reino de los cielos! Ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que quieren.

Podríamos darle la vuelta a la frase. Si los fariseos, al negarse a entrar por aquella puerta estrecha, impidieron el paso a muchos judíos, también es verdad que Cristo, al cruzar aquella puerta santa de la Cruz, la abrió para los santos.

Ahora nos toca a nosotros; a ti y a mí. Porque yo soy sacerdote, y tengo almas encomendadas a mi cuidado (por eso nos llamáis «curas», porque tenemos cura de almas). Pero tú tienes familia, amigos, compañeros de trabajo que el Señor ha puesto cerca de ti para que los guíes hacia Él. Y no bastará con que señalemos la puerta y digamos: «¡Por allí!». Debemos cruzarla, entregar generosamente nuestras vidas, para que ellos la crucen con nosotros.

(TOI21L)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad