Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

2 agosto, 2021 – Espiritualidad digital

No te olvides de dar gracias

Cuando, por vez primera, los judíos vieron el maná, supieron que Dios los alimentaba en su peregrinaje, y se llenaron de gratitud. Pero, conforme fueron pasando los días, olvidaron que aquel pan era regalo del cielo, y lo detestaron, mientras añoraban el sustento de la esclavitud: ¡Cómo nos acordamos del pescado que comíamos gratis en Egipto, y de los pepinos y melones y puerros y cebollas y ajos! En cambio ahora se nos quita el apetito de no ver más que maná (Núm 11,6).

Tomando los cinco panes y los dos peces, alzando la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio. También quienes comieron aquellos panes, poco después, cuando escucharon las palabras de Jesús sobre el pan de vida, lo abandonaron.

El Pan que tú comulgas en cada Eucaristía es más que el maná que comieron los hebreos; más que los panes con que Jesús alimentó a la multitud. Ten cuidado, prepara bien cada comunión; no vaya a ser que, de tanto comulgar, olvides qué es y Quién te lo da, y comulgues sin gratitud. No te marches corriendo cuando la Misa termine. Quédate unos minutos a dar gracias por lo que has recibido.

(TOI18L)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad