Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

12 julio, 2021 – Espiritualidad digital

El martirio para cobardes

Acude al pensamiento el recuerdo de los mártires cuando leemos: El que pierda su vida por mí la encontrará. Pero, mientras pensamos en ellos, nos vemos muy lejos de aquellas hazañas. ¡Somos tan débiles!

Con todo, el ideal de perder la vida por Cristo no se realiza solamente en el martirio. Te mostraré otros caminos más asequibles para quienes apenas somos capaces de soportar un dolor de muelas:

Perder la vida por Cristo es perder tiempo con esa persona tan necesitada de que la escuchen. Abres los oídos y el corazón, olvidas el reloj y prestas atención a cuanto dice, aunque no te interese nada. ¡Qué más da! Le interesa a él, y punto.

Perder la vida por Cristo es perder dinero en limosnas, y prescindir de un café, o de una cerveza, para emplear esos euros en asistir a los necesitados o en colaborar con el mantenimiento de tu parroquia.

Perder la vida por Cristo es perder esa paz boba a la que has llegado tras firmar un armisticio con el pecado venial, y emplearte decididamente en la lucha para erradicarlo con la ayuda de Dios.

Alégrate. También los cobardes podemos perder la vida por Cristo… si queremos, claro.

(TOI15L)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad