Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

9 julio, 2021 – Espiritualidad digital

Gente, y personas

Las nuevas tendencias políticas han sustituido al «pueblo» por «la gente». Dicho así, imaginas una multitud, donde el marasmo de cabezas te impide reconocer a un sobrino tuyo que debe «andar por ahí». A estas nuevas tendencias les encantan las multitudes.

¡Cuidado con la gente!, advierte Jesús. Y con razón, porque, en ocasiones, la gente comete atrocidades que una persona sola no se atrevería a cometer. Os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas... La inmensa mayoría de los martirios han tenido lugar cuando se ha levantado a la gente contra los cristianos. No hay muchos verdugos con nombres y apellidos; normalmente, el verdugo ha sido un Imperio, un grupo encolerizado… la gente.

Nosotros queremos mucho a la gente. Pero la queremos porque vemos personas. El rebaño de Cristo cuenta sus ovejas de una en una. Por eso, si, en una conversación con un grupo de amigos, se convierten en gente y se burlan de tu fe, mi consejo es que calles, como calló Jesús ante el Sanedrín. Después llama, uno a uno, a esas personas, y verás qué diferencia. Donde la gente te atacó, muchas personas, ya a solas, sin el refugio del grupo, te pedirán perdón.

(TOI14V)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad