Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

22 junio, 2021 – Espiritualidad digital

Clases de moral para miedicas

Yo soy el camino, y la verdad, y la vidaLa moral es ciencia de sabios, pero –perdonad mi atrevimiento– puede amargarle la vida a cualquiera. La máxima «haz el bien y evita el mal» es zumo de sabiduría sin colorantes ni aditivos. Pero, cuando se trata de cumplirla, nos damos cuenta de que, muchas veces, el bien es arduo y el mal seductor. Y entonces comienza el problema: sabes que, si haces el bien, te sentirás en paz con Dios, contigo mismo, con el cosmos, con el planeta y hasta con tu perrita. Pero ¿podrás hacerlo? ¡Ay de ti!

¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida!

El Señor, que quiere mucho a los moralistas, conoce nuestra debilidad. Por eso, además de avisarnos de que la puerta de la vida es estrecha y el camino angosto, también nos dice: Yo soy la puerta (Jn 10, 7) y Yo soy el camino (Jn 14, 6).

Una puerta estrecha y un camino angosto podrían desanimarnos. Aunque sea maravilloso lo que hay detrás, nunca sabes si lograrás alcanzarlo, o si podrás afrontar las renuncias que conlleva. Pero si el camino es Cristo, y la puerta es Cristo, entonces basta un abrazo de enamorado. Moral cristiana.

(TOI11M)

Abrir y escuchar en varios idiomas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad