Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

20 junio, 2021 – Espiritualidad digital

El tembleque interminable

miedoEl relato de san Marcos tiene su gracia. Cuando las olas rompen contra la barca y la llenan de agua, mientras Jesús duerme a pierna suelta, los apóstoles se llenan de miedo. Como nosotros: se nos echan encima, en conjunción de tormenta perfecta, el dolor, el pecado y la muerte. Jesús parece no estar allí, o no escucharnos, o… estar dormido. Viene la angustia, como les vino a los apóstoles. Y los apóstoles –quizá también nosotros– zarandean al Señor: ¿No te importa que perezcamos?

Jesús se restriega las legañas, se pone en pie, calma la tormenta y les reprende: ¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?

Lo curioso es que, después de esto, san Marcos nos cuenta que los apóstoles se llenaron de miedo. ¡Pues menuda gracia! Te mueres de miedo por la bravura de un enemigo y, cuando alguien más fuerte que él lo derrota, te mueres de miedo ante aquella demostración de poder. ¿Qué tiene que suceder para que dejes de temblar?

Que tengas fe. Y que sepas que, al contrario que el poder del pecado y de la muerte, el poder del Señor está de tu lado. ¡Si al menos aprendieras, del Señor, a dormir tranquilo!

(TOB12)

Abrir y escuchar en varios idiomas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad