Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

19 junio, 2021 – Espiritualidad digital

Los dos señores

Cuando Jesús dice a sus discípulos: no podéis servir a Dios y al dinero, en la palabra «dinero» están incluidos todos los bienes terrenos. Por eso, acto seguido, el Señor exhorta a los suyos a no preocuparse por el alimento, ni por el vestido. Los «dos señores», por tanto, no son Dios y un puñado de monedas, sino Dios y los afanes de este mundo.

Nadie puede servir a dos señores. Porque despreciará a uno y amará al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. Sabiendo quienes son esos «señores», las palabras de Jesús nos resultan más fáciles de entender.

El santo desprecia los bienes de este mundo, tiene en nada todo aquello por lo que los hombres se afanan y trabajan, y, así, su corazón es libre para amar a Dios. San Pablo decía que lo daba todo por perdido y lo tenía por basura con tal de ganar a Cristo.

El hombre de este mundo, en cambio, se dedica a los afanes terrenos: su pensamiento está lleno de problemas, de planes, de urgencias, de agobios… Tan lleno de tierra está su pensamiento, que no hace caso de Dios.

¿Dónde estás tú?

(TOI11S)

Abrir y escuchar en varios idiomas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad