Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

31 mayo, 2021 – Espiritualidad digital

Tan invisible como el aire que respiramos

La escena de la Visitación de la Virgen a su pariente Isabel tiene un Protagonista invisible. Sólo Él nos permite adentrarnos en el misterio que despliegan tantas interrogaciones confabuladas.

¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

¿Quién le dijo a Isabel que María estaba encinta, cuando no había pasado ni un mes desde la Anunciación? ¿Quién le dijo que la criatura de María era «su Señor»? ¿Quién le dijo que María era «bendita entre todas las mujeres»?

La respuesta a todas las preguntas es la misma: Se llenó Isabel del Espíritu Santo. Él es el protagonista invisible de la escena, Él es quien ilustró a Isabel en el misterio de la Encarnación, Él es quien llenó de gozo el alma de María, Él es quien hizo saltar a Juan en el vientre materno, y Él fue, en definitiva, quien depositó en las purísimas entrañas de la Virgen al Verbo Divino.

El Paráclito es quien trae al alma la noticia de Cristo, quien toma del Hijo y lo comunica al cristiano. Los gozos de María y de Isabel son nuestros, si vivimos en gracia.

(3105)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad