Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

24 mayo, 2021 – Espiritualidad digital

Verdadera Madre

Cuando, desde la Cruz, Jesús, mirando a su madre y al discípulo amado, dijo a María: Ahí tienes a tu hijo, no estaba haciendo un postrer acto de generosidad, ni firmando un decreto de adopción, ni escribiendo un testamento en el que nos legase a su madre como madre nuestra. Todo esto son ideas muy hermosas, pero no hacen honor a la grandeza de la verdad.

Ahí tienes a tu hijo es lo que le dice el médico a la mujer que acaba de dar a luz mientras lo sitúa delante sus ojos emocionados. Las palabras del Señor no pueden interpretarse de otra manera. «Míralo, es tu hijo, acabas de darlo a luz a la gracia y a la vida eterna».

En el Calvario, entre grandes dolores, María alumbró nuevamente a Cristo. Pero, si en Belén lo alumbró a este mundo, en el Calvario lo dio a luz a la eternidad con enorme desgarro interior. Su Hijo nacía como cabeza de un gran cuerpo, y parte de ese cuerpo era Juan y somos nosotros. Allí, en el Gólgota, nacimos a la gracia Juan, tú yo. Y nacimos como hijos de Dios y de María, porque pasamos a ser otros cristos.

(MMI)

Abrir y escuchar en varios idiomas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad