Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

17 mayo, 2021 – Espiritualidad digital

Fortaleza y piedad

El cristiano, si es alma de oración, despliega su vida en dos escenarios: el tiempo y la eternidad, el mundo con sus turbulencias y el trono sereno de Cristo.

Os he hablado de esto, para que encontréis la paz en mí. En el mundo tendréis luchas. Lo malo sería lo contrario: que estuviésemos en paz con el mundo y en guerra con Dios. Por desgracia, a muchos les sucede. Y lo imposible sería desear la paz en ambos campos: estar en paz con Dios y vivir tranquilos en el mundo. Mientras el mundo no haya sido ganado por entero para Cristo, seguirá siendo un lugar hostil para el cristiano.

Las luchas que tendremos en el mundo son luchas de paciencia, de humildad y mansedumbre. Requieren una gran violencia interior: romper nuestra «zona de confort» para acercarnos a quienes no creen, recibir burlas y desprecios, afrontar con sosiego las contrariedades… Para vencer esas batallas necesitaremos los dones de fortaleza y piedad: el de fortaleza, para contener la carne y sus pasiones; y el de piedad, para vivir asentados en la paz de Dios como niños en brazos de su Padre.

Pide esos dones cuando hagas hoy el decenario al Espíritu Santo.

(TP07L)

Abrir y escuchar en varios idiomas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad