Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

12 mayo, 2021 – Espiritualidad digital

Un cordón sanitario en la azotea

Muchas veces, en el evangelio de san Juan, dice Jesús que Él no habla por cuenta propia, sino que dice lo que el Padre le ha ordenado. Pensé que era virtud del Hijo, pero ya se ve que es costumbre de familia, algo habitual en la Trinidad:

El Espíritu de la verdad os guiará hasta la verdad plena. Pues no hablará por cuenta propia, sino que hablará de lo que oye.

Si en la Trinidad Santísima se practica esta buena costumbre, ¡qué necios seríamos si no tomásemos buena nota! ¡Cuántos males vienen de hablar por cuenta propia, cuántos estropicios por decir lo primero que nos viene a la cabeza! Si, al menos, una vez que la sentencia aterriza en nuestra azotea, antes de permitir que desembarquen las palabras les preguntásemos de dónde vienen… Así podríamos tender un cordón sanitario para todas aquéllas que traen pasaporte de las vísceras. Y son muchas. Y muy peligrosas.

Mañana comenzamos el decenario al Espíritu Santo. Pero, ya desde hoy, pidámosle el don de consejo. Que nuestra palabra sea siempre sopesada y espiritual, como corresponde a personas de vida interior. Que no hablemos por cuenta propia, sino que sean nuestros labios instrumentos dóciles de Dios.

(TP06X)

Abrir y escuchar en varios idiomas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad