Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

10 mayo, 2021 – Espiritualidad digital

El nuevo y discutible «testimonio»

Nuestro mundo hace cosas extrañas con las palabras. Incluyo, desgraciadamente, a nuestro «mundo eclesial».

También vosotros daréis testimonio. Leemos esto, y de inmediato nos vamos al circo. Porque, hoy día, la palabra «testimonio» ha adquirido tintes circenses, al estilo de aquellos espectáculos donde se exhibía a la mujer barbuda.

Una prostituta convertida, un cocainómano que se ha encontrado con Dios, un ladrón evangelizado en la cárcel, una actriz porno que ahora le reza a la Virgen, un punki que ya va a misa todos los días, un médico abortista convertido en fraile… Se nos llenan las webs religiosas de «testimonios» y, en las parroquias, ante cualquier retiro de jóvenes, tienes que buscar a algún ex-degenerado cuya vida haya sido lo más escandalosa posible y cuya conversión haga estremecerse al auditorio.

Total: que los que llevamos desde pequeños yendo a misa, los que somos «normalitos» y no hemos surcado las profundidades del abismo, porque estáis conmigo desde el principio, somos un asco. Si no te has drogado o prostituido, no tienes nada que decirle al mundo.

Me apena escribir esto. No pensé que testimonio fuese sinónimo de thriller. Había creído que testimonio es confirmar, con tu alegría, que Cristo vive. Perdón.

(TP06L)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad